FlagJueves, 06 Agosto 2020

Información de valor para integradores de Seguridad Electrónica y Ciberseguridad

 

 

crecimiento verde

 

Canalys pronostica que el gasto mundial en ciberseguridad crecerá aproximadamente 5.6% en su mejor escenario, donde la inversión sigue superando a la economía. Se espera que el valor total incluya soluciones para protección de endpoints, redes, web, email, datos y análisis de vulnerabilidades, alcanzando los 43,100 millones de dólares.

En el peor escenario Canalys, considera que aún si los presupuestos de TI se ven sometidos, todavía existe la posibilidad de que el mercado de ciberseguridad a nivel global crezca alrededor de 2.5% en 2020. Esto supone el nivel máximo de impacto económico negativo y la duración de la pandemia COVID-19.
La ciberseguridad seguirá siendo una prioridad para la mayoría de las organizaciones en 2020, a medida que las amenazas y vulnerabilidades persistan y el cumplimiento, las regulaciones y los requisitos de los ecosistemas se fortalezcan. Esto soportado en el cambio masivo hacia formas de trabajo remoto durante el confinamiento mediante la seguridad de los puntos finales recién aprovisionados, el acceso seguro a los recursos corporativos y la ampliación de las defensas perimetrales más allá de las redes corporativas físicas.

"El cambio a las suscripciones protegerá la ciberseguridad de los recortes inmediatos en los gastos de TI, pero los gastos adicionales se verán afectados durante el resto del año a medida que las organizaciones comiencen la siguiente etapa en respuesta a la pandemia", dijo Matthew Ball, analista jefe de Canalys. “El cambio de las pruebas gratuitas a las suscripciones de pago será un factor para mantener el crecimiento de la ciberseguridad. Pero la combinación de medidas de contención de costos, reducción de la fuerza laboral y problemas de flujo de efectivo dará como resultado un mayor escrutinio de los proyectos existentes y acuerdos más pequeños. Las demoras y cancelaciones de nuevas iniciativas aumentarán, excepto las que permiten reducciones de costos y aseguran iniciativas de transformación digital de alta prioridad ".

Las tasas de crecimiento de ciberseguridad para 2020 variarán según el segmento de tecnología. La seguridad de los endpoints verá altas tasas de crecimiento, a medida que se amplíen las prácticas de trabajo remotas, aunque el impulso se desacelerará después de una fuerte inversión en el primer trimestre, especialmente en los segmentos de clientes de pequeñas y medianas empresas.

La seguridad de la red seguirá siendo el segmento más grande, con un 36% del gasto. Pero la priorización de los presupuestos desviará el gasto en las defensas perimetrales tradicionales basadas en dispositivos. Esto conducirá a tasas de crecimiento negativas.

Las organizaciones tendrán que aumentar el gasto en otras áreas de su infraestructura de seguridad para abordar las nuevas vulnerabilidades creadas por una fuerza laboral más descentralizada a través de la prevención de múltiples capas más la detección y respuesta. Esto incorporará seguridad web y de correo electrónico, seguridad de datos y análisis de vulnerabilidad y seguridad. Los gastos también cambiarán a opciones de implementación en la nube y asegurar cargas de trabajo implementadas en la nube, a medida que las organizaciones optimicen las medidas de continuidad del negocio y aceleren la migración hacia cloud.

"El trabajo remoto a gran escala estará en funcionamiento durante mucho más tiempo de lo que se había previsto anteriormente cuando el confinamiento entró en vigencia por primera vez en marzo", dijo Ketaki Borade, analista de Canalys Research. “Si bien algunos empleados regresarán al lugar de trabajo en los próximos meses, las organizaciones deberán mantener una fuerza laboral altamente descentralizada que pueda trabajar en cualquier lugar en el futuro previsible. Esto incluye una combinación de trabajadores remotos y flexibles, así como también trabajadores in situ que pueden pasar rápidamente al trabajo remoto solo si se produce un bloqueo local o nacional nuevamente ”. La investigación más reciente de Canalys para Europa occidental, por ejemplo, pronostica que la proporción de trabajadores que trabajan desde casa regularmente crecerá de 12% antes de COVID-19 a 28% en la era de la pandemia posterior a COVID-19.

Las implicaciones para la ciberseguridad son de largo alcance. "La aparición de COVID-19 en enero vio un aumento en las campañas de phishing y dominios maliciosos establecidos para atraer a los usuarios finales en busca de información", dijo Borade. “Estos cayeron una vez que el bloqueo entró en vigor. Pero los piratas informáticos continúan atacando a organizaciones e individuos al comprometer a trabajadores remotos no asegurados y mal entrenados a través de numerosos vectores, incluidos el correo electrónico, la ingeniería social y los ataques de fuerza bruta RDP. Las organizaciones tendrán que reevaluar los cambios en los flujos de trabajo, el uso de aplicaciones, la participación del cliente y la capacitación para la conciencia de la ciberseguridad en un lugar de trabajo más virtual ".