FlagDomingo, 24 Junio 2018

Información de valor para integradores de Seguridad Electrónica y Ciberseguridad

 

 

 

Actualmente Internet de las Cosas es un tema que está en casi cualquier foro tecnológico, y no es para menos pues apenas en 2015 consultoras como IHS exponían que la base instalada de dispositivos conectados a Internet alcanzaba a superar los 15 mil millones de unidades, con un pronóstico de crecimiento hacia 2020 que rondaría los 30 mil millones de productos conectados, haciendo prácticamente ilimitadas las oportunidades de negocio alrededor de este tema. Sin embargo, conectar tal cantidad de dispositivos trae consigo retos de seguridad muy importantes.

 

El recorte en el presupuesto gubernamental para 2017 afectó no tanto en el gasto oficial como en el ánimo de las personas. Con una situación económica llena de incertidumbre, una paridad peso-dólar volátil y con constantes máximos históricos, las miras de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de America del Norte (TLCAN, TLC), medidas de austeridad demandadas por la ciudadanía y años de incipiente crecimiento económico con sus consabidas bajas en los pronósticos cada tanto; el año que comienza no muestra una cara amable para inversión pública, aún sin tomar en cuenta que estamos en el quinto año de la administración actual con todas las implicaciones que eso conlleva.

 

Si bien muchas empresas que conforman la cadena de valor coinciden en que 2016 culminó con crecimiento moderado, las expectativas para 2017 no son más alentadoras; los últimos acontecimientos respecto a las elecciones en el vecino país del norte auguran tiempos difíciles donde posiblemente el impacto del tipo de cambio sea un factor que ralentice las inversiones en soluciones de ciberseguridad, sin embargo, no debemos olvidar que este tipo de tecnología es indispensable para cualquier tipo de empresa sin importar su tamaño.

 

Según la Asociación Mexicana de Internet, AMIPCI, existen más de 65 millones de internautas dentro de nuestras fronteras, lo que representa que un 59% de la población nacional tiene acceso a internet pero además este índice creció una tasa del 15% entre 2014 y 2015, casi el doble al promedio de crecimiento de los últimos 10 años. Si tomamos en cuenta que muchos de estos usuarios se conectan desde varios dispositivos, encontramos con un campo fértil para las amenazas en la seguridad de su información pero también para la implementación de soluciones para protegerlos.

 

Nadie duda que la seguridad de la información en una empresa es una condición indispensable para enfrentar la transformación digital, día a día se encuentran nuevos retos derivados del proceso evolutivo pero también de la interacción de cada usuario con estos activos de la compañía, multiplicados por las tendencias cada vez más pronunciadas de teletrabajo e iniciativas como Bring Your Own Device (BYOD).