FlagMartes, 26 Mayo 2020

Información de valor para integradores de Seguridad Electrónica y Ciberseguridad

 

 

attack mundo

 

En la visión general del índice global de protección de datos de 2019 de Dell Technologies se revela que, en promedio, las organizaciones administran casi un 40% más de datos que hace un año. Este aumento de datos llega con desafíos inherentes.

La mayoría (81%) de los encuestados manifestó que sus soluciones de protección de datos actuales no podrán satisfacer todas sus necesidades empresariales futuras. En la visión general, una continuación del índice global de protección de datos bienal, se encuestó a 1,000 tomadores de decisiones de TI de organizaciones públicas y privadas con más de 250 empleados en 15 países diferentes, y se les preguntó sobre el impacto que tienen estos desafíos y tecnologías avanzadas en la preparación para la protección de datos. En los resultados, también se muestra un cambio positivo, ya que hay un incremento en la cantidad de organizaciones (un 80% en 2019, en comparación con el 74% en 2018) que consideran que sus datos son valiosos y que actualmente están extrayendo valor o planean hacerlo en el futuro.

“Los datos son el alma de los negocios y la clave para la transformación digital de una organización”, dijo Beth Phalen, presidenta de Protección de Datos de Dell Technologies. “En este comienzo de la próxima década de datos, es fundamental contar con estrategias de protección de datos modernas, confiables y resistentes que ayuden a los negocios a tomar decisiones más inteligentes y más rápidas, y a enfrentar los efectos de disrupciones costosas”.

Las disrupciones costosas aumentan a una velocidad alarmante
Según el estudio, hoy en día, las organizaciones administran 13,53 petabytes (PB) de datos, un aumento de casi un 40% en comparación con el promedio de 9,70 PB en 2018 y un aumento del 831% desde que las organizaciones administraban 1,45 PB en 2016. Parece que la mayor amenaza que tienen estos datos es la creciente cantidad de eventos disruptivos, desde los ataques cibernéticos hasta la pérdida de datos y el tiempo de inactividad de los sistemas. La mayoría de las organizaciones (el 82% en 2019, en comparación con el 76% en 2018) sufrieron un evento disruptivo en los últimos 12 meses. Además, un 68% adicional teme que su organización experimente un evento disruptivo en los próximos 12 meses.

Un hallazgo incluso más preocupante es que las organizaciones que utilizan más de un proveedor de protección de datos son aproximadamente dos veces más vulnerables ante los incidentes cibernéticos que les impiden acceder a sus datos (el 39% de las que utilizan dos o más proveedores contra el 20% de las que utilizan solo un proveedor). Sin embargo, el uso de múltiples proveedores de protección de datos está en aumento, ya que el 80% de las organizaciones eligen implementar soluciones de protección de datos de dos o más proveedores, un 20% más que en 2016.

El costo de las disrupciones también está aumentando a una velocidad alarmante. El costo promedio del tiempo de inactividad aumentó un 54% de 2018 a 2019, lo cual dio como resultado un costo total estimado de US$810.018 en 2019, frente a US$525.845 en 2018. El costo estimado de pérdida de datos también aumentó de US$995.613 en 2018 a US$1.013.075 en 2019. Estos costos son significativamente más altos para aquellas organizaciones que utilizan más de un proveedor de protección de datos, con casi el doble de costos relacionados con el tiempo de inactividad y casi cinco veces más costos por pérdida de datos, en promedio.

Las tecnologías emergentes ponen a prueba las soluciones de protección de datos
A medida que las tecnologías emergentes avanzan y moldean el panorama digital, las organizaciones están aprendiendo cómo usar estas tecnologías para lograr mejores resultados comerciales. En el estudio, se muestra que casi todas las organizaciones están haciendo algún tipo de inversión en tecnologías nuevas o emergentes. Las cinco principales tecnologías son las aplicaciones nativas en la nube (58%), la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático (ML) (53%), las aplicaciones de software como servicio (SaaS) (51%), la red 5G y la infraestructura de borde de la nube (49%), y la tecnología de Internet of Things/endpoints (36%).

Aun así, casi tres cuartos (71%) de los encuestados cree que las tecnologías emergentes crean una mayor complejidad para la protección de datos, mientras que el 61% afirma que las tecnologías emergentes representan un riesgo para la protección de datos. Más de la mitad de aquellos que usan tecnologías nuevas o emergentes tienen dificultades para encontrar soluciones de protección de datos adecuadas para estas tecnologías:
• Red 5G e infraestructura de borde de la nube (67%)
• Plataformas de IA y ML (64%)
• Aplicaciones nativas en la nube (60%)
• IoT y endpoints (59%)
• Automatización robótica de procesos (56%)

En el estudio, también se descubrió que el 81% de los encuestados cree que las soluciones de protección de datos existentes en sus organizaciones no podrán cumplir con los desafíos futuros para el negocio. Los encuestados compartieron su falta de confianza en las siguientes áreas:
• Recuperación de datos ante ataques cibernéticos (69%)
• Recuperación de datos ante un incidente de pérdida de datos (64%)
• Cumplimiento de normas regionales sobre el gobierno corporativo de datos (62%)
• Cumplimiento de los objetivos de nivel de servicio de respaldo y recuperación (62%)

La protección de datos une sus fuerzas con la nube
Los negocios están probando una combinación de enfoques de nubes al implementar nuevas aplicaciones de negocios y proteger las cargas de trabajo como los contenedores y las aplicaciones SaaS y nativas en la nube. Los resultados muestran que las organizaciones prefieren la nube pública/SaaS (43%), la nube híbrida (42%) y la nube privada (39%) como entornos de implementación para estas aplicaciones nuevas. Asimismo, el 85% de las organizaciones encuestadas afirma que es extremadamente importante para los proveedores de protección de datos proteger las aplicaciones nativas en la nube.

Dado que cada vez más datos se transfieren hacia entornos del borde, por medio de ellos o dentro de ellos, muchos de los encuestados afirman que prefieren los respaldos basados en la nube. El 62% de ellos utiliza la nube privada y el 49% utiliza la nube pública como enfoque para proteger y administrar los datos que se crean en las ubicaciones del borde.

“Estos resultados demuestran que la protección de datos tiene que ser una cuestión primordial para la estrategia de negocios de una empresa”, dijo Phalen. “Dado que la complejidad del panorama de datos está aumentando, las organizaciones necesitan estrategias de protección de datos sostenibles y ágiles que puedan escalar en un mundo de múltiples nubes y múltiples plataformas”.