FlagMartes, 26 Mayo 2020

Información de valor para integradores de Seguridad Electrónica y Ciberseguridad

 

 

ransomware rojo

 

Sophos presentó los resultados de la encuesta global El Estado del Ransomware 2020, la cual indica que el 44% de las organizaciones de México fueron víctimas de ransomware el año pasado, pero apenas el 24% de ellas lograron detener el ataque antes de que su información fuera encriptada por ciberdelincuentes.

Empecemos por recordar que el ransomware consiste en robar y cifrar los datos de una organización y no permitir el acceso hasta que se pague un rescate por ello. El informe indica que a nivel mundial, el 73% de los ciberdelincuentes tuvieron éxito en el cifrado de la información robada mientras que en México esa cifra fue del 76%.

En cuanto al pago del rescate, el 26% de las compañías a nivel global decidieron pagar el rescate de su información, mientras que en México menos del 20% lo hicieron, de acuerdo con los datos del estudio.

De acuerdo a un estudio del 2018 hecho por Sophos, en México el 65% de las empresas encuestadas habían sido víctimas de ransomware durante el 2017, lo que posicionó al país en el segundo lugar con más ciber amenazas de este tipo sólo después de la India (67%). Es decir, del 2017 al 2019 el porcentaje de organizaciones atacadas en México ha decrecido un 21%.

Cabe destacar que el costo total estimado de recuperación para las empresas mexicanas, debido a la inactividad comercial, la pérdida de ventas durante ese periodo y los costos operativos que implica, es de alrededor de 500,000 dólares, cifra menor a los 730,000 dólares del costo promedio a nivel global.

Pagar el rescate duplica el costo del ciberataque

El estudio indica que aquellas empresas que optaron por pagar un ‘rescate’ para recuperar la información robada, gastaron casi lo doble que aquellas que no lo hicieron. El costo promedio para recuperarse del impacto de un ataque de ese tipo sin realizar ningún pago, de acuerdo con Sophos, es de 730,000 dólares. Pero ese costo en promedio aumenta a 1.4 millones de dólares cuando las organizaciones optan por pagar el rescate.

Esto se debe a que, a cambio del dinero, los atacantes entregan varias claves de descifrado de la información para que sea recuperada, lo que de cualquier forma implica una pérdida de tiempo y genera inactividad en la empresa. Más de una cuarta parte de las organizaciones afectadas por ransomware el año anterior admitieron haber pagado dicho rescate.

“Pagar el rescate parece ser una forma rápida de restaurar los datos. Pero los hallazgos de Sophos muestran que hace poca diferencia en cuanto a la recuperación para las empresas en términos de tiempo y costo, ya que es poco probable que los ciberdelincuentes utilicen una sola clave de descifrado para la información. Es decir, los atacantes pueden compartir varias claves con las víctimas para restaurar los datos, lo que puede ser un asunto complejo y que requiere mucho tiempo", dijo Chester Wisniewski, científico principal de investigación, Sophos.

En lo general, el estudio indica que más de la mitad (51%) de las organizaciones a nivel global fueron víctimas de un ‘secuestro de datos’ o ransomware durante 2019, en comparación con el 54% de 2017. Más de la mitad (56%) de los gerentes de TI encuestados pudieron recuperar sus datos mediante las copias de seguridad de la empresa sin necesidad de pagar rescate alguno. Una minoría de apenas el 1% no recuperó sus datos pese a realizar ese pago. Esta cifra aumentó al 5% para las organizaciones del sector público en donde el 13% de las organizaciones nunca lograron restaurar sus datos cifrados.

El sector público, sin embargo, fue menos afectado ya que solo el 45% de esas organizaciones fueron víctimas de ataques significativos. A nivel mundial, las empresas de medios de comunicación y entretenimiento en el sector privado fueron las más afectadas por el ransomware, con un 60%.

La recomendación de SophosLabs ante dichas maniobras maliciosas es mantener las copias de seguridad fuera de línea y utilizar soluciones de seguridad efectivas y de varias capas que puedan detectar y bloquear los ataques de manera anticipada.