FlagJueves, 18 Abril 2019

Información de valor para integradores de Seguridad Electrónica y Ciberseguridad

 

 

idc ciberseguridad

 

Durante la IDC Security Conference 2019, analistas de la firma presentaron algunos datos clave que bocetan el estado actual de nuestro país en términos de ciberseguridad, específicamente en lo que al sector B2B refiere.

Según esta información, el panorama de crecimiento para la industria es alentador, ya que se espera que las soluciones de este rubro continúen con una racha de adopción positiva, encabezada por el nicho de servicios, el cual constituye 64% del mercado proyectado para este año en nuestro país. Al desagregar el porcentaje a plataformas, la parte de hardware lidera la categoría por poco, abarcando 52% de las adquisiciones esperadas para el ramo.

“En más de un sentido el reto está en repensar la seguridad al aplicarse a ambientes de nube, para lo que se recomienda desglosar una estrategia que considere tres ejes: los entornos virtualizados, la migración de soluciones on-premise a aplicaciones de nube y, finalmente, la cobertura de comunicación entre oficinas físicas y las diferentes instancias de cloud que entrega el proveedor”, comentó Carlo Dávila, Analista Senior de Seguridad para IDC Latam.

Tomando en cuenta estos ejes, las iniciativas de protección pretenden resolver una serie de brechas que se han evidenciado conforme los diferentes esquemas de permeen de forma cada vez más significativa las diferentes verticales de negocio. Sin embargo, esto no blinda de manera absoluta las vulnerabilidades y, por ende, requieren de un cuidado, revisión y actualización constante de las políticas de seguridad que permitan a las organizaciones prevenir ataques.

Es así que se vuelve cada vez más relevante apostar por la ciberseguridad en nuestro país, especialmente si consideramos que los consultores proyectan un valor de 915 mil millones de dólares en 2019, estimando tan sólo en cuanto al mercado local.

Tal perspectiva cobra sentido cuando observamos que las vulnerabilidades reportadas en México tienen una frecuencia promedio de 33 ataques por segundo, una estadística que resulta aún más preocupante al observar que más de 70% de las empresas no tienen planes de invertir en cloud security.

“Las compañías no necesariamente están manejando el mejor de los conceptos al pensar que, para adoptar soluciones en la nube, suelen desplazar presupuesto dedicado a las acciones de seguridad. Esto podría representar un problema muy serio en el mediano plazo”, agregó Alberto Arellano, Analista Senior de Telecomunicaciones para IDC en México.

La firma también destacó que el porcentaje de riesgo para cada industria varía según la temporalidad, ya que los blancos de ataque varían según qué tan fructíferas pueden ser las ganancias obtenidas.

Por ejemplo, en la semana del 17 al 23 de marzo las industrias de hospitality fueron las más hackeadas, ya que la proximidad de los descansos de Semana Santa genera una mayor afluencia de clientes y transacciones en los portales de agencias turísticas, servicios de transporte y hoteles. En cambio, los días que rodean a promociones como El Buen Fin o Black Friday, las empresas de retail tienen más posibilidad de sufrir un ciberataque.

De ahí la importancia de generar iniciativas de protección a la medida y que se adecuen a los requerimientos de cada línea de negocio y/o empresa, experiencia que el caso SPEI ha dejado un obvio referente para el sector financiero mexicano, como rememoró Juan José Luis Cisneros, Presidente de la Asociación Mexicana de Instituciones Bancarias.

“La vertical financiera es la más atacada, no quiero pensar lo que puede pasar en otras industrias, pero cualquier otro segmento que no esté tan normado como este se ve todavía más vulnerable. Es importante saber que como CIO no tengo todas las respuestas, no tengo la certeza de que este tipo de cosas no van a suceder, pero hay formas en que podemos trabajar diariamente para evitarlo y hacer que se minimice la posibilidad de riesgo” acotó Cisneros.