FlagMartes, 20 Noviembre 2018

Información de valor para integradores de Seguridad Electrónica y Ciberseguridad

 

 

pymes

 

La transformación digital ha marcado un hito de competitividad para los negocios de todo tipo, impulsándolos a ser cada vez más ágiles, eficientes y flexibles tanto en sus operaciones internas como en la relación con clientes.

Si bien no se trata de una tendencia reciente, este paradigma puede marcar la diferencia entre el éxito o fracaso de cualquier organización, enfrentando especialmente a la pequeña y mediana empresa frente al reto de renovarse o morir.

La esperanza de vida de una PyME en México oscila alrededor de los ocho años a partir de su creación, siendo la falta de solidez financiera y el rezago tecnológico dos de los clavos más notorios en el ataúd de estos proyectos. Tales factores forman un círculo vicioso que puede echar por la borda el trabajo de cualquier negocio: no se cuenta con los fondos para invertir en infraestructura y, por ende, no se tienen las herramientas adecuadas para maximizar los ingresos.

“Este perfil empresarial enfrenta los mismos retos y amenazas que un gran corporativo, sin embargo, también es cierto que el SMB no puede adquirir volúmenes altos de hardware, carece de personal de ciberseguridad dedicado y, en general, sus recursos de TI son limitados. Pero eso no tiene por qué ser un impedimento para su desarrollo, hoy en día existen esquemas que permiten adoptar tecnología como servicio, sin necesidad de desestabilizar la contabilidad de la compañía”, observó Ángelo Rodríguez, Vicepresidente Global de Campo Técnico en SonicWall.

Empoderando la base de la pirámide.

El primer paso para emprender una estrategia de transformación digital consiste en definir objetivos específicos a alcanzar: incrementar las ventas anuales, subir el ticket promedio, reducir la merma en producción, acelerar los procesos de manufactura, reducir tiempos de entrega, crecer el catálogo de productos, mejorar la experiencia del cliente, etcétera.
Con base en estas metas, es posible trazar rutas que permitan alcanzar cada uno, a través de la orquestación del capital humano, la infraestructura tecnológica y la naturaleza misma de los procesos.

Aunado a esto, la seguridad se ha posicionado como una etapa de arranque para cualquier proyecto de transformación digital, especialmente en México, ya que de acuerdo al Reporte Semestral de Ciberseguridad de SonicWall, el país ha sido catalogado como el tercero en número de ataques cibernéticos a nivel mundial.

De cara a esta brecha, es de vital importancia la adopción de modelos centralizados que conserven la integridad de los activos empresariales, especialmente si estos pueden aprovecharse también para incrementar la productividad y mejorar el servicio.

“Para los Directivos de cualquier organización la seguridad es lo primero, porque si entra una infección de malware severa o se comprometen los datos, no hay empresa que soporte una vulneración de su seguridad que afectaría directamente su productividad y/o su imagen, por eso hoy muchos canales de TI se están enfocando en la protección. Es algo que está revolucionando el mercado, durante 20 años lo normal era vender productos, ahora se trata de vender servicios; antes entregábamos la caja y eso era todo, hoy nuestros canales proporcionan servicios a las empresas mediante un modelo Opex, que no obliga a los clientes a tener el dinero en inventario”, agregó el ejecutivo.

Mediante esta iniciativa las PyMEs pueden automatizar la gestión de su seguridad sin tener que contar con un ingeniero certificado en sitio, centralizando incluso los elementos críticos a proteger según las necesidades de la organización: redes, correo electrónico, credenciales de autenticación, VPN, conexiones inalámbricas, entre otros. Una plataforma como el SonicWall Capture Security Center, plataforma as a service y basada en la nube, permite a las empresas conformar una estrategia unificada de seguridad garantizando la administración y la gestión de riesgos, sin perder el foco en su negocio.

La seguridad, un círculo virtuoso.

Aunque el esquema de servicios plantea una oportunidad atractiva para las empresas, existe un segundo rubro que también se ve beneficiado por esta modalidad: los canales.
Comercializar servicios permite a integradores agregar sus conocimientos y habilidades como un extra al producto, brindándoles la oportunidad de maximizar sus utilidades al tiempo que fortalecen la relación con el cliente a largo plazo.

“Ya no se trata de si al cliente le falta un Firewall, lo que necesita es estar y sentirse seguro. No estás vendiendo un sistema de seguridad, estás dándole confianza, tranquilidad”, explicó Rodríguez.

Señaló que, aunque los canales que trabajaban con este tipo de soluciones solían estar especializados en seguridad o redes, la cobertura del tema de protección a todas las aristas de una organización ha extendido también la injerencia de canales de otras ramas como TI, desplegando así una perspectiva abierta de la importancia de la ciberseguridad.
Con esta dinámica, los canales tienen la posibilidad de contar con un ingreso frecuente por sus servicios, en lugar de esperar 3 a 5 años tras una venta.

“SonicWall es, históricamente, un líder de mercado en SMB, somos el vendedor de seguridad de redes que toma con más seriedad la seguridad de sus clientes, es lo que nos importa, y con este programa de servicios estamos generando una salida favorable para clientes y canales. Es una conversación nueva para el canal con las empresas, porque les permite ser más accesibles en el presupuesto y cerrar más negocios exitosos”, finalizó.