FlagDomingo, 24 Junio 2018

Información de valor para integradores de Seguridad Electrónica y Ciberseguridad

 

 

arbor

 

El 31 de marzo arrancará operaciones la Red Compartida, la cual pretende beneficiar a los actuales usuarios de los servicios de telecomunicaciones, y permitirá que quienes hoy no gozan de estos servicios se sumen al mundo digital. NETSCOUT Arbor advirtió un incremento en ciberamenazas debido a que al igual que cualquier otra red de comunicaciones, puede ser usada como vía de tránsito de tráfico malicioso.

Esta es una red de última generación que promete ofrecer cobertura 4G-LTE, plenamente basada en Protocolo IP y preparada para 5G, a más de 100 millones de mexicanos y podrá usarse para sincronizar objetos inteligentes, como cajeros automáticos, cámaras de vigilancia, semáforos, autos, alarmas, televisiones y refrigeradores, prótesis médicas, entre otros, permitiendo crecer el ecosistema del Internet de las cosas.

"Dado lo anterior consideramos que es altamente probable que la Red Compartida sea blanco de ataques de hackers debido a que estarán proveyendo servicios a diferentes sectores de la sociedad, entre ellos gobiernos estatales, comunidades, escuelas, empresas y proveedores de servicios de telefonía celular, las cuales estarán otorgando servicios de Internet móvil", indicó Raúl Martínez, Director de ventas para NETSCOUT Arbor México.

La Red Compartida también operará como una plataforma de comunicaciones para el gobierno, incluyendo servicios de seguridad pública, así como aplicaciones industriales IoT especializadas para el sector financiero, energía, salud y transporte, además de servicios de voz sobre LTE (VoLTE). Por ejemplo, será un apoyo para la creación de ciudades inteligentes, por medio del control de tráfico, alertas tempranas de protección civil, sensores para medir y evitar fugas de agua, monitoreo de transporte público y privado, rastreo de bienes que transitan por las carreteras y más.

Elías Germán, Ingeniero de ventas para NETSCOUT Arbor México, puntualizó en que esta Red Compartida al brindar servicios de telefonía móvil a usuarios finales, también los expone a diversas amenazas de seguridad a través de código malicioso ejecutado por instalación de aplicaciones fraudulentas o campañas de “phishing”.
Por otra parte, agregó el experto, al proveer servicios de Internet será susceptible a ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS, por sus siglas en inglés), los cuales tienen como objetivo que los usuarios finales sean incapaces de navegar en Internet cuando hagan uso de la infraestructura de la Red Compartida, lo cual tendrá un fuerte impacto en la percepción de la calidad de sus servicios.

De acuerdo con el plan de despliegue de ALTÁN Redes - empresa mexicana formada por el consorcio multinacional ganador del concurso internacional de este proyecto-, la Red Compartida empezará a ofertar sus servicios al 30% de la población de México a más tardar el 31 de marzo de 2018; lo ampliará al 85% de la población para el fin de 2021; y completará el proyecto antes de enero de 2024, cuando el 92.2% de la población tenga acceso a la red de banda ancha más moderna y eficiente en el mercado mexicano y a nivel internacional.

"En caso de algún ataque a la Red Compartida los afectados serán tanto los operadores de redes móviles que hagan uso de esta infraestructura como los usuarios finales que consumen sus servicios. En términos de imagen los principales afectados serían el consorcio responsable de la implementación (ALTÁN Redes) y el Gobierno Federal (SCT e IFT)", expresó Elías Germán.

La disponibilidad y seguridad de los enlaces y las aplicaciones en la red compartida son clave para este tipo de proyectos, por lo cual tendrán que asegurar que los ataques volumétricos sean contenidos con soluciones efectivas y así asegurar que los ataques a la capa aplicativa sean detectados y mitigados de forma correcta para tener un servicio, mencionó J. Raúl Martínez.

Por su parte, Elías Germán señaló que la seguridad es responsabilidad de todos. En primera instancia del operador móvil que comercializa sus servicios, en coordinación con los administradores de la Red Compartida con el fin de que el servicio provisto cuente con los mecanismos básicos de protección de la confidencialidad, integridad y disponibilidad, sin pasar por alto al usuario final, quien debe aplicar prácticas seguras en sus dispositivos móviles y en sus hábitos de navegación en Internet.

La Red Compartida es un proyecto internacional público-privado dirigido por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Organismo Promotor de Inversiones en Telecomunicaciones (PROMTEL), en coordinación con el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).