FlagLunes, 25 Junio 2018

Información de valor para integradores de Seguridad Electrónica y Ciberseguridad

 

 

logo a10 gde

 

Cuando el año 2017 está a punto de terminar, A10 Networks formulado diez predicciones para conocer lo que el año próximo nos deparará en materia de seguridad.

Si bien es difícil pronosticar cuáles serán las amenazas que ocasionarán mayores daños, tendencias como ataques dirigidos directa o indirectamente contra proveedores cloud, proveedores móviles, gobiernos y sistemas SCADA o dispositivos IoT podrían causar serios daños. A la contra, nuevas soluciones de seguridad y modernas tecnologías permitirán asegurar mejor las infraestructuras corporativas. Además, la inteligencia humana y electrónica se combinará más efectivamente en aras de ofrecer una protección más profunda.

"La cada vez mayor proliferación de dispositivos conectados ha abierto la puerta a una comunicación instantánea, generalizada y sin fronteras. Sin embargo, también ha supuesto una invitación, sin límite de aforo, para hackers y espías informáticos, quienes cuentan ahora con más puertas y ventanas para entrar en los sistemas", afirma Alex Maduro, Vicepresidente de Ventas para América Latina de A10 Networks. "Conocer qué puede depararnos el año 2018 en lo que a ciberseguridad se refiere nos ayudará a ser más fuertes, más sabios y a estar más preparados".

Las 10 principales predicciones de seguridad de A10 para 2018

1. La seguridad digital se convertirá en una cuestión de derechos humanos. La dependencia de las comunicaciones digitales seguras no difiere de nuestra necesidad de aire limpio, agua o alimentos. Por ello, y antes de que los problemas de seguridad alcancen una proporción epidémica, la sociedad necesita percibir la ciberseguridad como un derecho humano fundamental.

2. Un fatal ataque paralizará, parcial o completamente, a un importante operador móvil, apuntando a su núcleo. Los operadores de redes móviles, que protegen sus infraestructuras de los ataques que se originan en el exterior por medio de firewalls Gi y dispositivos de protección DDoS, deben prepararse para lidiar contra ataques provenientes del interior de la red. El núcleo de las redes 3G y 4G generalmente se encuentra desprotegido.

3. El cifrado será mucho más importante en el tráfico este-oeste. Según el tráfico este-oeste crece rápidamente y más empresas derivan su carga de trabajo a la nube, los datos confidenciales quedan más expuestos, lo que puede derivar en más robos y violaciones de datos. En este sentido, el cifrado del tráfico este-oeste será preciso para lograr la seguridad y acatar el cumplimiento.

4. Los gobiernos de ciudades y estados experimentarán más ataques cibernéticos que nunca. Dado el creciente volumen de ciberataques al que los gobiernos municipales y estatales se están enfrentando en los últimos años, es muy probable que, en 2018, estos ataques aumenten, aprovechando la mayor inversión realizada por la Administración en servicios online y cloud, en detrimento de la seguridad. Estos asaltos tendrán un efecto dominó, exponiendo a los ciudadanos a más casos de fraude, robo o exposición de datos.

5. La funcionalidad de analítica y seguridad sin servidor será más común para funciones como escaneo de virus. Durante el próximo año, los sistemas informáticos sin servidor impulsarán un modelo de pago por uso focalizado en la ciberseguridad y en la protección contra el malware. Esto permitirá el análisis escalable y bajo demanda de la infraestructura de telemetría, y que las pymes puedan disfrutar de los mismos beneficios y flexibilidad que las grandes empresas.

Disparando a la Nube

6. Los proveedores cloud se convierten en un objetivo para los atacantes que buscan causar interrupciones. A medida que más empresas se trasladen a la nube, los atacantes se dirigirán directa o indirectamente a los proveedores cloud para causar interrupciones. Esta situación impulsará que más compañías consideren una estrategia multi-cloud para evitar colocar todas sus cargas de trabajo con un único proveedor cloud.

7. Los productos de seguridad adaptativos y engañosos se convertirán en una de las cinco mejores tecnologías. Para despistar a los malos, surgirán nuevas tecnologías que ayudarán a los responsables de seguridad a predecir un ataque antes de que suceda. Las analíticas predictivas pasarán de ser buenas a imprescindibles, y se recomienda a las empresas invertir en estas tecnologías para mantenerse por delante de los actores amenazantes.
8. AI se usará en gran medida para impulsar las tecnologías de seguridad emergentes. El aumento de las capacidades de aprendizaje automático y de chatsbots incorporadas en casi todos los nuevos productos permitirá que la inteligencia humana y electrónica se combinen de manera más efectiva. De este modo, la Inteligencia Artificial impulsará las tecnologías de seguridad emergentes.

9. Los sistemas SCADA y/o dispositivos IoT vulnerables causarán daños físicos. Las vulnerabilidades en sistemas SCADA y/o dispositivos IoT causarán daños físicos, no solo digitales, en 2018. Dado que estos dispositivos utilizan marcos comunes de código abierto fáciles de identificar y difíciles de parchear tras la instalación, serán objetivos principales.

10. Seremos testigos del incremento de las tecnologías de seguridad Blockchain. De hecho, muchas compañías las aprovecharán. Por diseño, estas tecnologías son más sólidas que sus predecesoras, creando un entorno online con mayor seguridad y menos anonimato de lo que hemos visto en el pasado.