FlagLunes, 22 Abril 2019

Información de valor para integradores de Seguridad Electrónica y Ciberseguridad

 

 

5g

 

La llegada de las redes 5G es mucho más que velocidades increíblemente rápidas y conexiones más confiables. Cuando se combina con los poderosos dispositivos actuales, ya sean equipos inteligentes de nivel de consumidor o la nueva generación de dispositivos de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) de nivel industrial, el impacto de 5G en las estrategias de negocios y redes será transformacional. Hay que tener en cuenta importantes implicaciones para la transformación digital, especialmente cuando se trata de proteger los nuevos entornos de red que creará la conectividad 5G.

Los servicios de comunicación mejorados dentro de los autos conectados, por ejemplo, irán más allá del conjunto actual de interacciones que ya se producen internamente entre los dispositivos de IoT incorporados como frenos, monitores de entorno, navegación GPS e incluso sistemas de entretenimiento. Las conexiones en vivo entre los conductores y las empresas permitirán transacciones financieras como el pago de combustible, el pedido de comida en un restaurante de autoservicio o el pago de peajes, sin tener que sacar una tarjeta de crédito. Las comunicaciones entre vehículos, y entre automóviles e infraestructura basada IoT, permitirán una mejor gestión del tráfico y aumentarán la conducción autónoma a velocidades de autopista.

Asimismo, existen implicaciones importantes para la salud y la IoT médica. Las velocidades de 5G permitirán la transmisión de datos en tiempo real para asistir en cirugías remotas, el seguimiento de monitores y otros dispositivos médicos conectados, y el análisis a distancia pruebas y tomografías, entre otras aplicaciones. Estos avances no sólo permitirán que los pacientes tengan acceso a los mejores médicos del mundo, sino que también extenderán la atención médica del siglo XXI a lugares remotos que actualmente carecen de recursos médicos confiables.

Implicaciones de seguridad para 5G y IoT

Estos nuevos entornos conectados también tendrán graves consecuencias para la seguridad. El mayor desafío será el crecimiento repentino y exponencial de la superficie de ataque debido a la rápida expansión de los dispositivos IoT. Esto será seguido de cerca por el hecho de que estos dispositivos no necesariamente se conectarán a una red central en una configuración tradicional de red radial. Con literalmente miles de millones de dispositivos IoT interconectados en un entorno de malla, cualquier dispositivo puede convertirse en el eslabón más débil de la cadena de seguridad y exponer a toda una empresa a riesgos.

Fortinet considera que abordar este desafío requerirá algunos cambios fundamentales en cómo pensamos acerca de las redes y la seguridad:

• La seguridad deberá ser de borde a borde, desde el borde de IoT a través de la red empresarial central y hasta sucursales y múltiples nubes públicas. Para hacer esto, todo lo relacionado con el ecosistema de la empresa debe identificarse, evaluarse en términos de criticidad y confirmarse su estado. Todas las solicitudes de acceso a los recursos de la red también deberán verificarse, validarse y autenticarse.

• La seguridad también debe admitir sistemas híbridos elásticos que combinen estrategias tradicionales con nuevos enfoques. Si bien la segmentación de la red es una técnica comprobada para contener los riesgos de ciberseguridad y proteger los recursos sensibles, las estrategias antiguas pueden no ser las más adecuadas para un mundo 5G. Las nuevas estrategias de segmentación deberán navegar por recursos locales y remotos que combinan segmentos para los cuales las organizaciones pueden o no tener control.

• La transformación digital generará grandes cantidades de datos nuevos, la mayoría de los cuales serán encriptados. Los datos encriptados constituyen actualmente más del 70 por ciento del tráfico de red. Este porcentaje solo aumentará a medida que se utilice la encriptación para proteger los datos en movimiento a través de entornos de red abiertos. Esto requerirá herramientas de seguridad de alto rendimiento en IoT y otros dispositivos perimetrales que puedan inspeccionar el tráfico encriptado tanto a velocidad como a escala.

• Compartir inteligencia de amenazas, correlacionar datos de eventos y respaldar la respuesta automática a incidentes requerirá que las tecnologías de seguridad estén profundamente integradas. El aprendizaje automático, la inteligencia artificial y la automatización serán clave para acelerar la toma de decisiones y así cerrar la brecha entre la detección y la mitigación.

• La interoperabilidad entre diferentes herramientas de seguridad también requerirá el establecimiento de nuevos estándares abiertos de seguridad 5G, la adopción de interfaces de programación de aplicaciones (API, por sus siglas en inglés) en todos los proveedores y herramientas de administración independientes que pueden gestionarse de forma centralizada para ver eventos de seguridad y organizar políticas de seguridad.

Dónde comenzar

Muchas organizaciones están claramente subestimando el impacto potencial de la próxima revolución 5G y el efecto que tendrá en la forma en que realizan el comercio y compiten de manera efectiva en la próxima iteración de la economía digital. Sin embargo, hay algunas cosas que las organizaciones pueden hacer ahora para preparase. El enfoque más efectivo sería migrar de los productos tradicionales de defensa de puntos aislados a un entramado de seguridad diseñado para ser integrado, automatizado y abierto utilizando APIs abiertas y estándares comunes. Este enfoque también debe combinar la administración y un solo panel de control con tecnologías de seguridad que puedan moverse sin problemas a través de los dispositivos tradicionales, SD-WAN, multi-nube y movilidad de IoT para una visibilidad y un control constante.

Las organizaciones que comienzan a preparase ahora para las implicaciones en la seguridad de las redes que traerá 5G, especialmente a medida que se implementarán miles de millones de nuevos dispositivos de IoT este año, estarán muy por delante de sus competidores. Y en el mercado digital altamente evolutivo de hoy, es probable que esta diferencia sea crítica.


Jonathan Nguyen-Duy, vicepresidente de Estrategia y Análisis en Fortinet